MOLUSCOS EN PISCINAS


Escrito el 16-12-2016


El molusco contagioso es una infección cutánea muy frecuente en niños en edad escolar producida por un virus. Este molusco se está convirtiendo en una verdadera epidemia de nuestros días infectando las células de la epidermis y ocasionalmente de las mucosas, aunque no es capaz de penetrar más allá de la piel. Se propaga de persona a persona a través del contacto directo, a través de toallas e infecciones en el propio paciente.

 

Como ya hemos dicho, la mayor parte de las infecciones de molusco contagioso se dan en niños en edad escolar; y hay medios que son propicios para su contagio. Por ejemplo, su propagación es mayor en las piscinas climatizadas, debido a sus condiciones de humedad y temperatura.

Este contagio siempre se da en la vía persona-persona, ya que el virus del molusco es un parásito obligado, es decir, no puede sobrevivir fuera de las células de la epidermis; y por ello, no habita en el agua de las piscinas, ni en sus paredes o suelos. Es discutible considerar como vehículos transmisores toallas y accesorios de natación (tablas, churros, corcheras…).

En lo que a los adultos se refiere, el molusco contagioso es habitualmente una enfermedad de transmisión sexual.

 

¿Cómo identificar el molusco contagioso?

 

Es realmente sencillo reconocer el molusco contagioso, podéis identificarlo en forma de pequeños granitos que no son dolorosos y tampoco pican. Cada lesión individual es una pequeña pápula esférica de color y forma parecidos a una perla. El número de lesiones puede variar de una a miles, y el tamaño de 1 ó 2 milímetros a incluso 0,5 ó 1 cm.

Los niños atópicos son mucho más propensos a ser infectados por el molusco contagioso, y además es mucho más extenso y resistente en pacientes con inmunodepresión. En los niños atópicos, es frecuente que el propio molusco induzca un área de eczema rodeando cada lesión individual de molusco. El rascado y el propio eczema ayudan a la diseminación del molusco.

Este molusco es una infección banal, que apenas origina patología severa; ocasionalmente las lesiones de molusco contagioso se pueden infectar por bacterias, originando una supuración. Sin embargo, las lesiones son visibles y por su carácter contagioso pueden hacer que el paciente deba modificar sus hábitos diarios.

 

La curación del molusco

 

El molusco contagioso es una infección autolimitada, es decir, que desaparece por sí misma pasado un periodo variable entre pocos meses y varios años. El sistema inmunológico acaba por producir un rechazo del virus, dejando inmunidad duradera. Por esta tendencia natural a la desaparición, algunos autores no recomiendan que se haga ningún tratamiento. Sin embargo, las lesiones pueden persistir muchos meses y extenderse, y originar una epidemia de molusco contagioso en los niños del entorno del paciente.

 

Para el tratamiento del molusco contagioso hay varios métodos. El más eficaz y satisfactorio es la eliminación de cada lesión mediante un curetaje que se basa en el raspado superficial del molusco con una cucharilla. Esta intervención puede ser un poco dolorosa, por lo que en niños pequeños se aconseja realizarla tras la aplicación de una crema anestésica. Otros métodos aceptados son la destrucción con nitrógeno líquido (crioterapia), o la aplicación de productos tópicos destructivos, como hidróxido potásico o ácido salicílico con ácido láctico en pincelaciones.  En determinadas localizaciones, como la cara, axilas, párpados y zona genital, ¡ojo! el tratamiento debe ser juiciosamente elegido, intentando eliminar correctamente todas las lesiones de molusco contagioso con la mínima morbilidad para el niño.

 

 

Como referente os facilitamos  un PROTOCOLO DE ACTUACION ANTE INFECCIÓN POR MOLUSCO CONTAGIOSO  aplicado en piscinas de la Comunidad Autónoma de Murcia con resultados satisfactorios:

  1. Cierre cautelar de las instalaciones.
  2. Tratamiento de las instalaciones:
    1. El titular de las instalaciones deberá proceder a realizar la limpieza y desinfección de los vestuarios, aseos, duchas, andenes de los vasos, pasillos húmedos, así como cualquier otra zona húmeda de las instalaciones, mobiliario y útiles (corcheras, flotadores, tablas y otros). Se recomienda la utilización de lejías a las dosis recomendadas por el fabricante.
    2. Se realizará una hipercloración del agua de los vasos con el sistema de depuración funcionando, hasta obtener una concentración de cloro residual libre de 20 ppm, pH comprendido entre 7,2- 7,6 durante 8 horas. Una vez transcurrido el tiempo establecido se procederá a neutralizar el cloro residual libre y ajustar los valores de cloro y pH a los establecidos.
  3. Registro de las operaciones.
  4. Recomendaciones a los usuarios:
    1. Se evitará compartir tablas, toallas, esponjas, ropa, chanclas y otros artículos.
    2. Los afectados no deben utilizar las instalaciones sin recibir el alta médica.
  5.  Recomendaciones a los trabajadores: deberán ser informados y adoptar las medidas preventivas.

 

 

Esperamos haber sido útiles.

 

Volver

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en este sitio web y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

Configuración de Cookies Consiento el uso de cookies